viernes, 29 de diciembre de 2006

Rechazar la discriminación por orientación afectivo-sexual, uno de los objetivos de Educación para la Ciudadanía


En los objetivos, contenidos y criterios de evaluación de esta nueva asignatura aparecen referencias explícitas e implícitas a la diversidad afectivo-sexual.

Educación para la Ciudanía estará configurada por dos asignaturas: Educación ético-cívica en 4º de ESO y Educación para la ciudadanía y los derechos humanos, que se impartirá en uno de los tres primeros cursos de Secundaria.

Uno de los objetivos de esta asignatura es: "Identificar la pluralidad de las sociedades actuales reconociendo la diversidad como enriquecedora de la convivencia y defender la igualdad de derechos y oportunidades de todas las personas, rechazando las situaciones de injusticia y las discriminaciones existentes por razón de sexo, origen, creencias, diferencias sociales, orientación afectivo-sexual o de cualquier otro tipo, como una vulneración de la dignidad humana y causa perturbadora de la convivencia"

Además, la diversidad de modelos famliares y la homofobia forman parte de los contenidos de Educación para la ciudadanía y los derechos humanos, la asignatura que se va a impartir en uno de los tres primeros cursos de ESO. En concreto, estos contenidos aparecen recogidos en el bloque 2º que, bajo el título de "Relaciones interpersonales y participación" incluye "La familia en el marco de la constitución española" y "Valoración crítica de la división social y sexual del trabajo y de los prejuicios sociales racistas, xenófobos, antisemitas, sexistas y homófobos". Estos contenidos aparecen también recogidos en los criterios de evaluación, siendo el primero de esta asignatura: "Identificar y rechazar, a partir del análisis de hechos reales o figurados, las situaciones de discriminación hacia personas de diferente origen, género, ideología, religión, orientación afectivo-sexual y otras, respetando las diferencias personales y mostrando autonomía de criterio".

En la asignatura de 4º de ESO, Educación ético-cívica, no aparecen referencias explícitas a la orientación sexual, pero sí alusiones continuas a la educación afectivo-emocional, al valor de la diversidad y a la igualdad entre hombres y mujeres.

Los contenidos, objetivos y critierios de evaluación de esta asignatura aparecen recogidos en los Anexos del Real Decreto aprobado hoy por el Consejo de Ministros.

Desde Pisando fuerte valoramos positivamente que el gobierno incluya en los contenidos de esta asignatura referencias a la orientación sexual, aunque creemos que éstas podían haber sido más numerosas y más explícitas. Además, el difuso título del epígrafe en el que se estudiará la diversidad familiar ("La familia en el marco de la constitución española") puede entenderse como una cesión ante las presiones de la derecha, ya que la prensa habló hace algunas semanas de esta modificación como parte de una "suavización" de Educación para la Ciudadanía.